La figura del coleccionista y el coleccionista de figuras

La figura del coleccionista y el coleccionista de figuras

En la figura del coleccionista y el coleccionista de figuras hablamos de la historia y las motivaciones de los coleccionistas. ¿Qué nos impulsa a seleccionar, recopilar, ordenar y exponer los mal llamados “juguetes de adultos”? ¿Estamos mostrando rasgos infantiles por hacer acopio y gala de nuestra colección de figuras?; o por el contrario, ¿Hay algo más detrás de este hobby que engancha a gente de lo más diversa?

Historia del coleccionista

Uno de los rasgos más característicos e interesantes del ser humano, y lo que nos diferencia de muchos otros animales inteligentes, es nuestra capacidad de crear. Desde las pinturas rupestres prehistóricas hasta los actuales blockbusters del cine, pasando por todo tipo de manifestación artística: música, literatura, arquitectura y, como no, escultura. Sin entrar en consideraciones sobre qué implica “el arte” en sí (esto daría para eternas discusiones), encontramos un punto común en toda manifestación artística; el afán de comunicar sentimientos concretos del artista.

Tanto tienes, tanto…sabes

Una biblioteca con los mejores títulos de ciencia ficción. terror, fantasía y rol

Los museos y bibliotecas de la antigüedad supusieron el inicio del coleccionismo como fenómeno social. En un principio eran estamentos de la propia ciudad que se encargaban de seleccionar, recopilar y exponer (¿os suena de algo?) tratados matemáticos, médicos, biológicos, humanos… conocimiento al fin y al cabo. El caso es que a los ciudadanos les gustaba saber que había alguien preocupado por ordenar y guardar este conocimiento, y que en cualquier momento podían tener acceso a él.

El renacimiento del coleccionista

Conforme evolucionaba el ser humano, también lo fue haciendo el coleccionismo. Ya en el renacimiento había surgido la figura del Patrón o Mecenas, que eran personas o fundaciones con riqueza y poder que protegían a los artistas y adquirían y promovían sus obras. En estos casos ya no había tanto un afán de obra social como una necesidad de predominio y superioridad de un mecenas sobre los demás; quién tuviera las mejores obras y favoreciera el desarrollo de los mejores artistas, tendría más relevancia. Sería el actual y menos elegante “a ver quién la tiene más grande”. Ni que decir tiene que el artista “protegido” acababa por adaptar sus capacidades al apetito artístico de su patrón; a veces incluso las adaptaba a apetitos más… diversos; de ahí vendría la expresión “¿me-cenas?”. Venga… hasta luegui.

El coleccionismo de hoy

Y ya por fin llegamos al coleccionista contemporáneo, si, a ti, que seguramente te estés preguntando por qué te he soltado todo este rollazo histórico acerca del coleccionismo. Pues principalmente porque no hay posibilidad de explicar de forma clara y concisa por qué nos gusta tanto coleccionar. Necesitamos de un contexto histórico y social para empezar a formarnos nuestra propia opinión sobre ello (porque, tenedlo claro, será al fin y al cabo una opinión, no hay consenso psicológico que explique este impulso)

El arte de coleccionar

El coleccionista es un voyeur, un hedonista visual que goza sabiendo que allá donde mire encontrará escenas, materializadas en figuras, que le removerán. Y como ese mecenas del renacimiento, encuentra cierto deleite en saber que su patrimonio es el más exclusivo. Ya no importa lo que siente el artista; solo importa lo que causa en ese pequeño dios de su propio universo que es el coleccionista.

Juicios y prejuicios

Figuras de coleccionista

Si eres un coleccionista que se precie de serlo, seguramente te habrán preguntado alguna vez algo del estilo “¿por qué acumulas cosas que no usas?” o “¿no eres un poco mayor para tener esos juguetes?”. Sí, a la gente le encanta juzgar. ¡Qué chorprecha! Ya sea porque necesitan tener todo etiquetado y bajo control (malditos sean, son coleccionistas y ni se dan cuenta) o porque les sale de sus partes nobles, el caso es que piensan que necesitas un motivo para hacer algo que ellos no harían. Y como lo que ellos no harían se escapa de toda lógica universal (introduzca aquí su emoji de paciencia), pues hala, etiqueta al canto: inútil, absurdo… infantil.

Una colección de motivos

¡Pues claro que hay un motivo para coleccionar! La cuestión es ¿necesitamos saberlo? Sinceramente, todos nos movemos por deseos y miedos. Nos acercamos a aquello que nos produce placer y nos alejamos de lo que nos provoca sufrimiento; tan sencillo como eso. ¿Puede nuestra necesidad de coleccionar responder a un sentimiento de nostalgia de tiempos mejores? ¿Puede responder a una obsesión por controlar y etiquetar que rige nuestra mente? Vamos a acabar antes si decimos que hay tantas razones como coleccionistas.

Y es que cada uno, y dependiendo de lo que coleccione, tiene su propia motivación, consciente o inconsciente. Y si no nos importa entenderla a nosotros mismos, imagina lo que nos importará si el resto de la gente la entiende o no. Entre cero coma cero y nada. Por eso acabamos por abandonar con presteza las conversaciones sobre coleccionismo y en especial sobre coleccionismo friki, con personas ajenas al mundillo, y por eso formamos vínculos rápidamente con personas que lo viven como nosotros. Entre coleccionistas nos entendemos.

“…es como el fútbol. Dos bandos pueden desear ardientemente vencerse el uno al otro y hasta odiarse mutuamente como bandos, pero si alguien se acercase para decirles que el fútbol es un juego idiota, que no merece la pena de jugarse o interesarse por él, se unirían para oponerse al intruso. Lo que cuenta es lo que se siente, y nada más.”

El coleccionista. John Fowles.

Tipos de figuras de colección

En cuanto a mí, he de confesar que siento debilidad por las figuras de acción de manga y anime. Si estáis leyendo este post es muy probable que seáis aficionados a coleccionarlas, y que conozcáis perfectamente qué son. Pero también puede ser que la curiosidad os haya traído hasta aquí sin ser aficionados. Sea como sea, y por haber aguantado como unos campeones, os voy a contar por encima qué tipo de figuras os podéis encontrar; quién sabe, quizás descubráis una nueva pasión.

La clasificación que nos ocupa no entra a valorar los materiales, que serán los habituales: plástico, PVC o resina; esta clasificación responde a la morfología y escala de la figura.

Nendoroid

Da miedito, la verdad

Figuras estilo chibi, o sea, de torso pequeño y cabeza para siete pescuezos. Es el equivalente asiático y más elaborado de los Funko Pops. Son las que más abundan y, posiblemente, las favoritas de la mayoría de los coleccionistas. Sus temáticas son muy variadas, desde el manga hasta el cómic occidental, pasando por franquicias como El señor de los anillos, El mandaloriano, etc. Por lo general son figuras de unos 10 cm, con pie transparente perforado (para facilitar la sujeción de la figura) y cabezonas como ellas solas, lo que les da el aspecto ‘kawaii’ (que viene a significar tierno o cuqui en japonés) Si se te ha ocurrido la broma de ¡Qué guay! mereces que se te desconche tu figura favorita, por chungo. ¡Next!

Figmas

En nuestra tienda puedes encontrar algunos ejemplos en Dragon Ball o anime

Otro tipo muy extenso. Son figuras de entre 11 y 24 cm de temáticas variadas también, aunque las más abundantes serían las relacionadas al manga/anime y los videojuegos. Hace algún tiempo escribimos un artículo que puede que te apetezca ojear: Manga y anime VS cómic: la batalla de las estanterías.

Hay dos tipos de figmas:

 Xtra Figures: Figuras rígidas con un pie generalmente de color negro con adornos y símbolos de la serie a la que pertenece.

Figuras articuladas: figuras manipulables sin peana. Los más puristas no los consideran artículos de colección, sino más bien “juguetes”, puesto que al ser articulados, son susceptibles de sufrir deterioro, lo que indudablemente haría que se devaluaran. Pero ya sabéis aquello de: “si si… va a ser articulo de coleccionista lo que tú me digas… campeón”.

HQS

Figuras Marvel baratas

Figura exclusiva, edición limitada y mejor precio garantizado

Son las High quality figures. Vendría a ser la “champions league” de las figuras de acción. Nos encontramos con pequeñas obras de arte que cuentan con todo lujo de detalles, mostrando hasta los lunares característicos de los personajes (no, no exageramos). Representan escenas épicas de estos personajes, ya sea luchando o adoptando sus poses más características. Suelen venir acompañadas de accesorios extra, como podrían ser paisajes de fondo y cosas por el estilo. Son figuras bastante frágiles que suelen requerir de sitios especiales para su exposición, como por ejemplo vitrinas o urnas. Spoiler: No son baratas, pero creednos que merecen cada céntimo invertido en ellas.

Para muestra un botón de las figuras de coleccionista que tenemos en nuestra tienda: 

Figuras de coleccionista

Gashapons

Los ‘capsule toys’ tan famosos en Japón. Los Gashapons son figuras de acción de unos 10 cm, de plástico o PVC, que podemos obtener en máquinas expendedoras. A pesar de que son figuras de menor calidad que las anteriores, cuentan con el morbo de no saber qué figura vas a extraer de la bolita que te suelta la máquina. Podría tocarte algún diseño exclusivo o modelo super raro por el que algunos coleccionistas estarían dispuestos a pagar importantes sumas de dinero.

¿Y a vosotros, Frikingos? ¿Qué figuras os remueven más? ¿Cuál es la joya de vuestra colección? Y, en el caso de que aún no seáis aficionados y os lo estéis planteando, ¿qué estilo os llama más para iniciaros? Esperamos vuestros comentarios con ansia, porque, por si no lo sabíais… los coleccionamos.

¡Hasta la próxima, figuras!

Llega la tercera temporada de Doom Patrol ¡Por fin!

Llega la tercera temporada de Doom Patrol ¡Por fin!

Si, Frikingos. Ya ha llegado; después de una larga espera, sin apenas uñas ya, estamos a punto de saber que ocurrió con nuestro grupo de ¿héroes? favorito. Vuelven las disparatadas desventuras de Doom Patrol. Que el ‘Candlemaker’ nos pille confesados…

Condenada Patrulla…

El día 23 de este mes de septiembre se estrena la tercera temporada de “Doom Patrol” (Patrulla condenada, para aquellos que no sean de Wisconsin) y nosotros no podemos estar más ansiosos. Ha sido un laaaargo año de especulaciones sobre lo que iba a pasar con este entrañable grupo de borderlines, y finalmente, hace unos días, pudimos ver el trailer de la tercera temporada. What?? ¿Será posible que esta entrega sea tan descacharrante y brillantemente absurda como las demás? Pinta que sí, Frikingos, pinta que sí.

Antihéroes al poder

Va de terceras temporadas y de antihéroes la cosa, oiga. Hace ya tres años que las grandes plataformas empezaron a apostar por un subgénero que hasta entonces no parecía tener mucha presencia. En un panorama audiovisual en el que Marvel y DC nos tenían bien provistos de jóvenes y apolíneos personajes, que, con mayor o menor carga de lucha interior, respondían claramente al estereotipo de héroe, surgió una hornada de series que venían a revolver los cimientos del género de superhéroes. Umbrella Academy, The boys y Doom Patrol (las tres estrenan tercera temporada en breve) han puesto de moda la figura del antihéroe. Y es un fenómeno que ha llegado para quedarse, porque, seamos honestos, nos encanta ver personajes protagonistas extremadamente rotos.

¿A alguien le sorprende el hecho de que los antihéroes generen más simpatía que los héroes? Si os paráis a pensarlo tiene toda la lógica; personas con super habilidades de la leche, que tienen la cabeza tan o más estropeada que el más traumado de nosotros. ¡Pues claro que si! Ya está bien de Supermanes, Thors y toda esa troupe de adonis perfectos y políticamente correctos. No sé a vosotros, pero a mi me es imposible empatizar con ese tipo de héroe; me siento mucho más identificado con un personaje que se cuestiona continuamente el por qué de su destino, con seres para los que sus poderes son más una carga que una ventaja. En general, personas de carne y hueso con inquietudes y miedos similares a los que podemos tener nosotros. Y es que cuanto más humanos y con más conflicto interior, mejor. Deadpool rules, biatches!

El cabaret bizarro de Doom Patrol

Es esta precisamente una de las grandes virtudes de Doom Patrol; los personajes. Aquellos que estáis cogiendo la costumbre de leer algunos de mis posts ya sabréis de que pie cojeo. Toda buena historia que se precie siempre estará sostenida por sus personajes. Estos son, a fin de cuentas, la comunicación directa entre el escritor/ director/creador y el lector/público; un puente por el que debe fluir la historia de forma orgánica. En la ecuación final de un buen producto deben funcionar las variables “historia” y “personajes” a la perfección. Si falla algún término, la ecuación entera se desequilibra y el producto no alcanzará cotas brillantes.

“Fuck…fuck, fuck, fuck…fuck!!” Cliff Steele

Por suerte, en Doom Patrol, todas las variables funcionan… ¡y de qué manera! En la segunda temporada, como ya ocurrió en la primera, hemos ido conociendo el historial de los personajes principales, profundizando en sus traumas y entendiendo sus motivaciones; y durante este proceso hemos comprobado, no solo que son humanos; son personas muy atormentadas, con un mundo interior bastante complejo (que le pregunten a Crazy Jane). Mención especial para el personaje de Cliff Steele, que, a mi modo de ver, tiene las mejores líneas de todo el elenco…y una lengua MUY sucia. Absolutamente desternillante.

Además, el elenco de secundarios bizarros que encontramos es asombroso (en serio, me quito el sombrero ante personajes como Danny La Calle, Mr. Nobody o Flex Mentallo. (¡Necesito inmediatamente el número de teléfono del camello del guionista!). Si a esto le añadimos que las peripecias narradas son un auténtico soplo de aire fresco en un mundo, el de los guiones, cada vez más falto de ideas originales, el resultado es, permítaseme el símil sobre moluscos, ¡la ostia!

Bendita condena

Con semejantes ingredientes, Doom Patrol estaba condenada al éxito; DC dio en el clavo con una serie a la que muy mal se le tienen que poner las cosas para no conseguir nuevas renovaciones. Solo nos queda esperar que mantengan la calidad que han mostrado hasta ahora; en breve saldremos de dudas. ¡Ay, que nerviossss! Y si, como el menda, habéis tenido la “desgracia” de engancharos a esta serie, sabed que ya no hay salvación posible. Estamos condenados, o como dirían en Wisconsin We are Doomed!.

¡Nos vemos en las Dannys, frikingos!

Nos vemos en nuestro blog | El Poney Pisador

8 lámparas originales que querrás tener

8 lámparas originales que querrás tener

Lámparas originalesEn 8 lámparas originales que querrás tener hablamos de lámparas frikis. Nos ponemos manos a la obra y os seleccionamos 8 lámparas frikis que vas a querer tener porque las necesitamos y puestos a ver una bombilla fea...pues una vacilada del...

Harry Potter y la magia que anhelamos

Harry Potter y la magia que anhelamos

Hace casi un cuarto de siglo que se gestó uno de los personajes más exitosos de la literatura, no ya infantil sino universal. Harry Potter vino a poner magia en las vidas de millones de personas. Niños y no tan niños nos enganchamos a unos personajes y unas historias llenas de fantasía, pero también de humanidad. ¿Cuáles fueron las claves del éxito de la saga de J.K. Rowling?

La magia no tiene edad

Si quieres ver lo que tenemos de Harry Potter pincha en la foto.
La evolución de Harry Potter hasta “guaperas interesante”

Si, Frikingos, hoy por hoy no importa cuántos años se tiene cuando uno lee o visiona la saga de Harry Potter. Mucha gente sigue acusándola de infantil y sencilla. Sin entrar a valorar lo que nos parecen este tipo de juicios, lo que si que podemos decir bien alto y bien claro es que esta obra puede ser todo menos sencilla. Y es que el universo creado por J.K. Rowling, a pesar de caer en los tópicos y clichés en los que caen TODOS los escritores de fantasía (incluido mi amadísimo J.R.R. Tolkien y al que puedes encontrar en La Biblioteca) posee una riqueza y una profundidad totalmente impropias de una obra que podamos considerar infantil. Dicho esto, es obvio que gran parte del éxito de Harry Potter reside en que conecta directamente con nuestro niño interior; le habla de sus sueños y sus deseos, y se los cuenta en una historia magistralmente hilada.

¿Por qué amamos Harry Potter?

Pero esto no es todo, claro. Hay más motivos que han hecho que Harry Potter se mudara indefinidamente a nuestros corazones. Aquí van unos cuantos:

1. El mago que llevamos dentro

Así como Harry desconocía su herencia mágica, nuestro niño interior piensa que en cualquier momento puede recibir también una carta de Hogwarts y tener la posibilidad de desarrollarse como mago. Insisto, de igual vuestra edad; el niño interior no entiende de edades ni del paso del tiempo. Y…¿a quién no le gustaría ser mago y poder hacer trampa en los exámenes, o hacer que le crezca una cornamenta a nuestro jefe? Mmmm…mucho Voldemort en potencia hay por aquí.

2. Hogwarts mola un huevo… de basilisco

¿Un pedazo de castillo entre montañas, lleno de pasillos secretos, escaleras móviles, juegos alucinantes, bailes glamurosos, capas de invisibilidad, fiestas interminables y banquetes mágicos? ¿Esquiusmi? ¿Dónde firmo? Las mismas ganas que tendríamos de atender a clase en Hogwarts que en en nuestros colegios e institutos muggles. Seh… seguramente.

3. Personajes mágicos

Magos super poderosos, villanos vestidos de héroes, héroes vestidos de villano, antihéroes y toda la variedad que uno se pueda imaginar. Es indudable que una de las claves de que amemos la obra de J.K. Rowling es el mimo con el que construyó los personajes de su universo. Intentando no descuidar humanidad, motivaciones ni historial, la autora les dio la suficiente profundidad como para que no resultaran planos. Así, uno de mis personajes favoritos, Severus Snape, consigue confundir, no solo a Harry y sus amigos, si no a la mayoría de lectores, que no sabía que etiqueta colgarle. Y es que, como la mayoría del elenco de secundarios de la saga, Snape es complejo y rico en matices. Y no lo olvidemos, podemos tener la mejor de las historias entre manos, que si los personajes no te enganchan, el conjunto no funcionará. Harry, Hermione, Ron, Dumbledore, Minerva McGonagall, Hagrid, Dobby, Dolores Umbridge, Beatrix Lestrange, Lord Voldemort… desde luego, hay donde elegir. ¿Cuál es vuestro favorito, Potterheads?

4. Criaturas fantásticas

Perros de tres cabezas, mortales basiliscos, arañas del tamaño de un armario ropero… la lista de animales extraordinarios que aparece en este mundo es tan extensa e interesante, que dio lugar a la creación de otra saga cinematográfica del universo Potteriano, Animales fantásticos y donde encontrarlos, que a día de hoy sigue abierta. A pesar de que la introducción de estas criaturas no es especialmente original, puesto que la mayoría bebe de la mitología e imaginario clásicos, siempre molará verlos en acción, atacando o ayudando a los héroes. Si os dan miedo los bichitos, no duraríais un ‘alohomora’ en el mundo de Harry Potter, ya os lo digo yo.

5. La comunidad

 La capacidad que tiene este universo de reunir y conectar a sus seguidores es asombrosa. que estás leyendo esto, seguramente has jugado más veces de las que reconocerías al “a qué casa de Hogwarts perteneces”. Y además, cuando encuentras gente con la que puedes hablar sobre tus pasajes favoritos, los hechizos o tus Funko Pop de Harry Potter, te sientes en tu salsa. ¡Eres todo un Potterhead! Esta comunidad rivaliza en solidez con otras míticas, como las de Star Wars, Star Trek o El señor de los anillos. Y si alguien os dice que estáis siendo unos frikis infantiloides, siempre podréis apuntarle con vuestra varita y gritarle “cave inimicum!”

…pero haberlas…

Vivimos en un mundo muggle en el que nos han enseñado desde pequeños a rechazar lo mágico. Cualquiera que habla de cosas que traspasan la razón y ‘lo normal’ empieza a ser tachado de rarito, tarado o directamente loco. No vendré yo a ser aquí el que parta una lanza en favor de la existencia real de la magia, pero es curioso, como poco, que siempre haya habido un estigma persiguiendo a todo aquel que pensara “fuera de la caja”. Mucha de esta gente que desea (o intuye) que haya algo más que lo que nos enseñan, acaba aficionándose a las teorías de la conspiración, o a literatura fantástica…¡o a ambos!

Creo que hay un deseo ardiendo en lo más profundo de nuestro ser, que la lógica mantiene controlado en áscuas, en mayor o menor medida, intentando evitar que se extienda. Libros como Harry Potter son el combustible; nuestra imaginación, las cerillas. ¿Os animáis a ver este mundo muggle arder? ¡Incendium!

Manga y anime vs comic: La batalla de las estanterías.

Manga y anime vs comic: La batalla de las estanterías.

En los últimos años está ocurriendo algo que no habrá pasado desapercibido para todos aquellos aficionados a los comics; cada vez cobra más potencia el fenómeno manga y anime. Ni Marvel ni DC; hasta grandes ‘fanboys’ de los comics americanos reconocen que la batalla de las estanterías, la que enfrenta al manga y anime vs el comic, está siendo ganada por goleada por los guionistas y dibujantes provenientes de Asia.

Manga vs comic. Fight!

Pero, ¿dónde encontramos las claves de esta victoria asiática? ¿Quién puede darnos una respuesta sin dejarse llevar por sus “colores o bufandas”? Esta empresa puede convertirse en algo realmente difícil, ya que, por lo general, los fans nos guiamos demasiado por nuestras emociones; nos cuesta ver lo negativo de lo que nos apasiona, y solo nos centramos en los aspectos que nos hacen vibrar. Afortunadamente hay voces importantes y absolutamente legitimadas que son capaces de elevarse sobre el barullo fanático y dar una visión objetiva sobre el mundo de los comics.

El éxito del manga y el anime vs la dejadez en el comic.

La visión de los expertos

Chuck Dixon es lo que podríamos conocer como un “mercenario del comic”. Durante décadas ha trabajado para las principales editoriales de cómic americanas: Marvel, DC, Crossgen, Dark Horse, Eclipse, Wildstorm… etc. Conocido por sus temáticas militares y una capacidad de documentación exhaustiva, este guionista siempre estará relacionado directa o indirectamente con la figura de Batman (fue cocreador del personaje de Bane); pero también dejó su impronta en importantes títulos como The punisher Conan.

Chuck-DIxon-y-Bane-300x228

Con esta breve introducción debería quedar claro que estamos ante una voz autorizada en el mundo de los comics. Este autor suele interactuar con los fans a través de las redes sociales, y cuando un usuario le preguntó a través de su canal de Youtube el por qué de esta dominación actual del manga sobre Marvel y DC, el guionista lo tenía claro:

“De hecho, no es muy difícil de entender. Hay muchísima dedicación, pasión y habilidad en los mangas, y eso está faltando casi por completo en los dos grandes”, argumentó el escritor. ”Marvel y DC dominan las tiendas de USA que siguen siendo los líderes del mercado.

Dibujante de comic. Dibujar comics

Tristemente no hay variedad; no hay nada diferente, no hay nada para cada uno, como en el manga”. Según Dixon, la falta de variedad y continuidad en los comics americanos, así como la sencillez de lectura de los mangas (sin la necesidad permanente de buscar información perdida en un mareante océano de crossovers de Marvel y DC), así como su increíble diversidad, ha ido decantando la balanza del lado asiático

Dibujar manga

La maravillosa invasión audiovisual de oriente.

Series anime

Si, seguro que vas a echar en falta infinidad de series en este pequeño top, pero que le vamos a hacer, son las que más nos han gustado. Si consideras que debería haber otra, te animo a que nos lo hagas saber en los comentarios. ¡Siempre serán bienvenidos!

Tokyo Ghoul

Serie cargada de criaturas demoníacas, sangre y misterio. Una revisión moderna al mito de los vampiros ambientada en la capital nipona.

My Hero Academia

serie My hero Academia

Izuku Midoriya no es un chico corriente. En el seno de una sociedad en la que tener super poderes es lo más normal del mundo, él nació sin ningún tipo de capacidad extraordinaria. ¿Se puede tener más mala suerte?

One Punch Man

La historia de un superhéroe con cara de empanado, capaz de derrotar a monstruos y villanos de un solo puñetazo. Un punto de partida bastante simple a priori, pero que esconde una trama bastante más rica de lo que pudiera parecer.

Sword art online

Sword Art Online es un nuevo juego de rol masivo en el que los jugadores pueden controlar a los avatares con sus pensamientos. Kirito es uno de los 10.000 jugadores que hay en el juego. Todo parece ir genial hasta que se dan cuenta de que están atrapados sin posibilidad de regresar a sus vidas hasta que superen los 100 niveles que posee el juego… y que si mueren en él también lo harán en la vida real.

Películas anime

Para aquellos a los que os vayan más las películas, os hemos seleccionado algunos de los títulos más icónicos disponibles en las principales plataformas de streaming

Akira

Tetsuo vive en Neo Tokio, mega urbe situada sobre las ruinas de la ciudad de Tokio, que fue destruida por una explosión nuclear años atrás. Con capacidades psíquicas extraordinarias pero apenas controladas, empieza una guerra contra un poder opresor que controla gran parte de la sociedad. Entonces conoce la leyenda de Akira, un niño que está llamado a acabar con el caos que rodea a Neo Tokio.

Your name

serie My hero Academia

Taki y Mitsuha son dos jóvenes japoneses que descubren que, durante el sueño, sus consciencias viajan al cuerpo del otro. Poco a poco comienzan a comunicarse a través de notas y se crea un vínculo muy especial entre ellos. Im-pres-cin-di-ble.

El viaje de Chihiro

Esta película nos narra el viaje alegórico de una niña hacia su madurez, a través del páramo de la tradición japonesa. Es una fábula fabulosa, ganadora de multitud de premios que te absorberá de principio a fin.

A Silent Voice

 Una historia extremadamente humana sobre el acoso escolar, la aceptación de uno mismo y la posibilidad de redención, narrada con cruda delicadeza que te conmoverá.

¿Y vosotros? ¿Creéis que el anime acabará comiendole también la tostada a Marvel y DC en salas de cine y plataformas de streaming? Estamos deseando conocer vuestra opinión. ¡Mata kondo, frikingos!

Frikis y videojuegos retro; la nostalgia al poder.

Frikis y videojuegos retro; la nostalgia al poder.

En frikis y videojuegos retro echamos un vistazo, con nostalgia, a tiempos pasados; tiempos de Cola-cao y bocatas de Nutella frente al televisor, jugando a nuestros videojuegos favoritos. Momentos en los que entendíamos la relatividad einsteniana al comprobar como 2 horas podían pasarse en un suspiro. Una época en la que para ser cool y hacer amigos te bastaba con tener una videoconsola. ¡Ah…eran buenos tiempos, friking@s!

El poder de la nostalgia friki.

A pesar de que pueda sonar como un puñetero ‘Boomer’, no me cansaré de decir que cualquier tiempo pasado fue… anterior. Y sí, muchas veces mejor; otras quizás no tanto, pero en lo que hoy nos atañe he de decir que el hecho de dar los primeros pasos del Gaming, a la par que los daban las nuevas generaciones de videojuegos, fue absolutamente mágico. Pasamos de ver gráficos muy limitados hacia mediados/finales de los ochenta, a disfrutar de nuevas generaciones de motores gráficos que, en cuestión de pocos años, empezaron a atraparnos por completo. Aunque no estaba especialmente bien visto, nos convertimos en una de las primeras generaciones de friki-gamers. 

Malos tiempos para la frikica’.

Hoy día estamos viviendo una época difícil. Nos hayamos inmersos en una moda crónica de llamar la atención, sea como sea. El brutal desarrollo de las redes sociales ha ido alimentando un fenómeno en el que prima el “coolismo”, o sea, ser mega guay, ‘pero no pa un rato, ¡pa siempre!’. Para que nos entendamos, los que antes eran populares en el ‘cole’ o el ‘insti’ ahora son populares en terrenos mucho mayores.

Dentro de esta vorágine de ego y narcisismo subsistimos los ‘mortales’ que preferimos mantener un perfil bajo. Aunque hay que reconocer que era bastante más complicado cuando éramos chavales y nos importaba más lo que pudieran pensar de nosotros. Recuerdo que en mis tiempos ‘azagalados’ me refugiaba en círculos de gente en los que ser popular no era la mayor de nuestras preocupaciones; esta era divertirse, sin más. Así fue como se fue gestando el friki que llevaba dentro: leyendo literatura fantástica, jugando al rol, y, como no, pasando horas y horas delante del televisor jugando a una montaña de videojuegos.

‘Retro’ es el nuevo ‘trending’.

Es curioso lo que viene ocurriendo desde hace años. Resulta que ahora ser ‘gamer’ y enseñarle tus partidas a la peña es ‘epic’. O sea, el que antaño habría sido un ‘friki-loser’ es ahora ‘super cool’. Pero…¿WTF ha pasado aquí?

Me río yo del concepto de ‘gameplay’ que inunda hoy youtube y twitch. Gameplay era pasarse horas en salones recreativos, de pie, viendo jugar a tus recreativas favoritas. Porque no sé vosotros, gente, pero yo cuando era adolescente estaba ‘pelao’ de pasta, así que pocas veces me podía permitir agarrar el mando y ser yo el que derrotaba monstruos o defendía la tierra de una invasión alienígena. El caso es que estos momentos se convirtieron en ritual para una incipiente generación de frikis. Por eso, cuando Nintendo, Sega, y compañía empezaron a adaptar esos juegos con los que flipábamos en los recreativos, y a crear otros muchos que no venían de máquina arcade, estas primeras generaciones frikis alcanzaron momentos de felicidad máxima. Empezaba la época dorada de las videoconsolas.

Top videojuegos retro: los 90’s

Hoy vamos a recordar a l@s friking@s veteranos, y a descubrir a l@s más jóvenes, 5 de los mejores y más valorados videojuegos de los años 90’. Round one… FIGHT!

Super Mario World.

Videoconsolas retro

Si te gustan las consolas de código abierto haz clic en Yoshi

Creado para super NES en 1990, tardó dos años en llegar a Europa. Está claro que 1992 fue un gran año; quien no estaba en las olimpiadas o viendo la Expo de Sevilla, estaba jugando a este JUEGAZO de Nintendo. Perteneciente a la dilatada franquicia de Super Mario Bros, constituyó uno de los mejores juegos de plataformas jamás creados. Además introdujo el maravilloso personaje de Yoshi. ¿Quién no quería tener un bichito de estos como mascota?

Sonic the hedgehog.

Frikis y videojuegos retro

La Megadrive en Amazon

La respuesta de Sega a semejante pepino no se hizo esperar. Justo un año después de la llegada de Super Mario World nos presentó al que se convertiría en su emblema durante muchos años. Sonic the Hedgehog era un erizo enzarpadísimo, que iba a todos lados ‘ciscado’. Creado para la consola Mega Drive, Sonic reinventó el concepto de juego de plataformas; frente a otros títulos en los que primaba la pausa y la exploración, en este juego todo era eléctrico. Y seguramente esa fue la clave de su grandísimo éxito. La pregunta actual: ¿Rubius o Vegetta? en aquellos entonces era: ¿Mario o Sonic?.

Street Fighter II: the World warrior.

¡Qué podríamos decir de esta maravilla de Capcom! Durante muchos años fue el rey de los salones recreativos, y su adaptación a las principales plataformas de consolas de la época (algunas bastante más afortunadas que otras) cayó como agua de mayo para el gamer de entonces. Clásico juego de lucha de uno contra uno en el que elegíamos un luchador y viajábamos por el mundo repartiendo piñas de lo más variadas. Supuso un antes y un después en este género de videojuegos, por la calidad gráfica y de sonido que, para aquellos entonces, era brutal. ¡Hadouuuuuken!

Final Fantasy VII.

Conforme avanzaban los 90’s, fue quedando de manifiesto que Sega no era rival para Nintendo. Por otro lado Sony estaba arrasado con su Playstation y empezó a amenazar seriamente la hegemonía de los creadores de Mario. Uno de los juegos que más pegó para esta Playstation fue el Final Fantasy VII; un RPG mayúsculo de combates por turnos que pertenecía a una saga iniciada ya en los años 80. En esta entrega la novedad fue la introducción de gráficos tridimensionales. Pocos juegos han gozado de la jugabilidad y ambientación totalmente absorbente de esta joya desarrollada por Square. “Lo que te he enseñado es la realidad. Lo que recuerdas es una ilusión”.

Half life.

Porque no solo de consolas vivía el friki, como no íbamos a hablar del (en mi opinión) mejor shooter de la década de los 90. Half Life fue un FPS pensado originalmente para ordenadores, con el que la compañía Valve cambió el concepto de los juegos en primera persona. A pesar de que no descubría nada nuevo, puesto que tanto el Wolfenstein como el Doom habían abierto camino años atrás, tanto su ambientación como su riqueza gráfica y un interminable arsenal lo hacían especialmente atractivo. El modo historia era realmente bueno, pero su fuerte era el modo multijugador. ¡Qué ratos más alucinantes nos hizo pasar! Solo añadiré que es el pariente más directo del Counter Strike. ¡Casi ná!

Frikis y videojuegos retro

Visita “consolas retro” haciendo clic en “YES”

Si, colegas, lo sé. Seguramente estéis deseando hacerme un Shoryuken en todo el gepeto por haberme dejado vuestros juegos favoritos, pero es que esto era un top 5, y son los que recuerdo con más cariño. Pero por favor, ¡no os quedéis con las ganas! Decidnos en los comentarios cuales son vuestros imprescindibles de esta década. De verdad que tenemos curiosidad por conocer vuestros gustos. De cualquier forma, habrá nuevos tops, así que andad al loro. Game over, friking@s!