En frikis y videojuegos retro echamos un vistazo, con nostalgia, a tiempos pasados; tiempos de Cola-cao y bocatas de Nutella frente al televisor, jugando a nuestros videojuegos favoritos. Momentos en los que entendíamos la relatividad einsteniana al comprobar como 2 horas podían pasarse en un suspiro. Una época en la que para ser cool y hacer amigos te bastaba con tener una videoconsola. ¡Ah…eran buenos tiempos, friking@s!

El poder de la nostalgia friki.

A pesar de que pueda sonar como un puñetero ‘Boomer’, no me cansaré de decir que cualquier tiempo pasado fue… anterior. Y sí, muchas veces mejor; otras quizás no tanto, pero en lo que hoy nos atañe he de decir que el hecho de dar los primeros pasos del Gaming, a la par que los daban las nuevas generaciones de videojuegos, fue absolutamente mágico. Pasamos de ver gráficos muy limitados hacia mediados/finales de los ochenta, a disfrutar de nuevas generaciones de motores gráficos que, en cuestión de pocos años, empezaron a atraparnos por completo. Aunque no estaba especialmente bien visto, nos convertimos en una de las primeras generaciones de friki-gamers. 

Malos tiempos para la frikica’.

Hoy día estamos viviendo una época difícil. Nos hayamos inmersos en una moda crónica de llamar la atención, sea como sea. El brutal desarrollo de las redes sociales ha ido alimentando un fenómeno en el que prima el “coolismo”, o sea, ser mega guay, ‘pero no pa un rato, ¡pa siempre!’. Para que nos entendamos, los que antes eran populares en el ‘cole’ o el ‘insti’ ahora son populares en terrenos mucho mayores.

Dentro de esta vorágine de ego y narcisismo subsistimos los ‘mortales’ que preferimos mantener un perfil bajo. Aunque hay que reconocer que era bastante más complicado cuando éramos chavales y nos importaba más lo que pudieran pensar de nosotros. Recuerdo que en mis tiempos ‘azagalados’ me refugiaba en círculos de gente en los que ser popular no era la mayor de nuestras preocupaciones; esta era divertirse, sin más. Así fue como se fue gestando el friki que llevaba dentro: leyendo literatura fantástica, jugando al rol, y, como no, pasando horas y horas delante del televisor jugando a una montaña de videojuegos.

‘Retro’ es el nuevo ‘trending’.

Es curioso lo que viene ocurriendo desde hace años. Resulta que ahora ser ‘gamer’ y enseñarle tus partidas a la peña es ‘epic’. O sea, el que antaño habría sido un ‘friki-loser’ es ahora ‘super cool’. Pero…¿WTF ha pasado aquí?

Me río yo del concepto de ‘gameplay’ que inunda hoy youtube y twitch. Gameplay era pasarse horas en salones recreativos, de pie, viendo jugar a tus recreativas favoritas. Porque no sé vosotros, gente, pero yo cuando era adolescente estaba ‘pelao’ de pasta, así que pocas veces me podía permitir agarrar el mando y ser yo el que derrotaba monstruos o defendía la tierra de una invasión alienígena. El caso es que estos momentos se convirtieron en ritual para una incipiente generación de frikis. Por eso, cuando Nintendo, Sega, y compañía empezaron a adaptar esos juegos con los que flipábamos en los recreativos, y a crear otros muchos que no venían de máquina arcade, estas primeras generaciones frikis alcanzaron momentos de felicidad máxima. Empezaba la época dorada de las videoconsolas.

Top videojuegos retro: los 90’s

Hoy vamos a recordar a l@s friking@s veteranos, y a descubrir a l@s más jóvenes, 5 de los mejores y más valorados videojuegos de los años 90’. Round one… FIGHT!

Super Mario World.

Videoconsolas retro

Si te gustan las consolas de código abierto haz clic en Yoshi

Creado para super NES en 1990, tardó dos años en llegar a Europa. Está claro que 1992 fue un gran año; quien no estaba en las olimpiadas o viendo la Expo de Sevilla, estaba jugando a este JUEGAZO de Nintendo. Perteneciente a la dilatada franquicia de Super Mario Bros, constituyó uno de los mejores juegos de plataformas jamás creados. Además introdujo el maravilloso personaje de Yoshi. ¿Quién no quería tener un bichito de estos como mascota?

Sonic the hedgehog.

Frikis y videojuegos retro

La Megadrive en Amazon

La respuesta de Sega a semejante pepino no se hizo esperar. Justo un año después de la llegada de Super Mario World nos presentó al que se convertiría en su emblema durante muchos años. Sonic the Hedgehog era un erizo enzarpadísimo, que iba a todos lados ‘ciscado’. Creado para la consola Mega Drive, Sonic reinventó el concepto de juego de plataformas; frente a otros títulos en los que primaba la pausa y la exploración, en este juego todo era eléctrico. Y seguramente esa fue la clave de su grandísimo éxito. La pregunta actual: ¿Rubius o Vegetta? en aquellos entonces era: ¿Mario o Sonic?.

Street Fighter II: the World warrior.

¡Qué podríamos decir de esta maravilla de Capcom! Durante muchos años fue el rey de los salones recreativos, y su adaptación a las principales plataformas de consolas de la época (algunas bastante más afortunadas que otras) cayó como agua de mayo para el gamer de entonces. Clásico juego de lucha de uno contra uno en el que elegíamos un luchador y viajábamos por el mundo repartiendo piñas de lo más variadas. Supuso un antes y un después en este género de videojuegos, por la calidad gráfica y de sonido que, para aquellos entonces, era brutal. ¡Hadouuuuuken!

Final Fantasy VII.

Conforme avanzaban los 90’s, fue quedando de manifiesto que Sega no era rival para Nintendo. Por otro lado Sony estaba arrasado con su Playstation y empezó a amenazar seriamente la hegemonía de los creadores de Mario. Uno de los juegos que más pegó para esta Playstation fue el Final Fantasy VII; un RPG mayúsculo de combates por turnos que pertenecía a una saga iniciada ya en los años 80. En esta entrega la novedad fue la introducción de gráficos tridimensionales. Pocos juegos han gozado de la jugabilidad y ambientación totalmente absorbente de esta joya desarrollada por Square. “Lo que te he enseñado es la realidad. Lo que recuerdas es una ilusión”.

Half life.

Porque no solo de consolas vivía el friki, como no íbamos a hablar del (en mi opinión) mejor shooter de la década de los 90. Half Life fue un FPS pensado originalmente para ordenadores, con el que la compañía Valve cambió el concepto de los juegos en primera persona. A pesar de que no descubría nada nuevo, puesto que tanto el Wolfenstein como el Doom habían abierto camino años atrás, tanto su ambientación como su riqueza gráfica y un interminable arsenal lo hacían especialmente atractivo. El modo historia era realmente bueno, pero su fuerte era el modo multijugador. ¡Qué ratos más alucinantes nos hizo pasar! Solo añadiré que es el pariente más directo del Counter Strike. ¡Casi ná!

Frikis y videojuegos retro

Visita “consolas retro” haciendo clic en “YES”

Si, colegas, lo sé. Seguramente estéis deseando hacerme un Shoryuken en todo el gepeto por haberme dejado vuestros juegos favoritos, pero es que esto era un top 5, y son los que recuerdo con más cariño. Pero por favor, ¡no os quedéis con las ganas! Decidnos en los comentarios cuales son vuestros imprescindibles de esta década. De verdad que tenemos curiosidad por conocer vuestros gustos. De cualquier forma, habrá nuevos tops, así que andad al loro. Game over, friking@s!