Frikingos

TRIBUto FRIKI

Desde 50€ envío ¡GRATIS!

Figuras exclusivas

Nuestras figuras de acción quieren completar tu colección exclusiva. Nos encantan los clásicos.

Los Funkos más Frikingos

No queremos que encuentres lo típico. Funko Pop! de cine, series, anime, gaming y mucho más.

Reservas

Suscríbete, reserva sin coste y te avisamos por correo en cuanto lo tengamos en almacén

Regalos

Los regalos más frikis para cualquier ocasión y de todos los precios. Tazas, libretas, deco, ropa…

Anime

Las resinas más guapas de las series Anime que más te gustan. One Piece, Dragon Ball, Sword Art Online…

Popular

Marvel, Dc Cómic, Star Wars, The Mandalorian, El Señor de los Anillos o clásicos como Cazafantasmas.

Súper… ¿villanos?

Súper… ¿villanos?

¿Qué es lo que diferencia el bien del mal?

Inevitablemente, las películas, sobre todo si son de superhéroes, nos llevan a escoger un bando que creemos el mejor ética y moralmente. No nos llegamos ni a plantear si ciertas actitudes de un héroe o heroína son moralmente aceptables porque, claro, salvar el mundo está por encima de todo.

Por otro lado están los villanos, esos incomprendidos que en cada acción pierden poco a poco toda la empatía que pudiéramos haber llegado a sentir hacia ellos. Pero, tal y como nos demostró “Joker”, de la mano del gran Joaquin Phoenix, todo personaje tiene un pasado que no solo ha moldeado su carácter sino con el que además se puede llegar a empatizar. Sin mucho esfuerzo puedes entender, que no compartir…o sí, eso ya…que desee hacer el mal a la sociedad en la que creció.

Puede que seas de los que piensan que esa sociedad que los superhéroes tienen que defender a capa y espada no merece ser salvada. Puede que cuando Spiderman se entrometa, las personas a la que esté salvando sean la peor escoria de la ciudad. Puede que tu punto de vista ponga en duda la ética y la moral que motiva a nuestros queridos Capitán América, Capitana Marvel o Wonder Woman e incluso puede que simpatices más con Thanos que con Iron Man o con Joker que con Batman. Si es así, creo que Súper… villanos? te va a gustar.

No conocer el pasado

Las películas de superhéroes buscan vender entradas y siguen un argumento que intenta guiar sentimental y emocionalmente al espectador aprovechándose de los valores establecidos en nuestra sociedad. Además, las películas tienen un tiempo limitado.

Pero ¿qué pasaría si tuviéramos en cuenta toda la información?

Un ejemplo de no tener toda la información sobre un personaje puede ser Thanos. Bueno, si eres de los que tiene la colección de comics de los años 70 está claro que lo sabes, pero pongamos que solo has visto a Thanos en el cine. Si hablamos de un supervillano como él nos cuesta empatizar. Pensamos que quiere la muerte por encima de todo. Y es que es verdad, pero lo que muchas veces no se entiende es que Thanos no quiere la muerte porque sea malo, sino porque rinde culto a la muerte y para él es la única opción, el “ser malo” es una etiqueta que le colocamos a cualquiera que actúa fuera de lo que nosotros consideramos “bueno”. Thanos confía en que la purga libre al universo de todos los males. Tal vez en este momento se te está viniendo a la cabeza algún mandatario alemán de los años 30 y 40 del siglo pasado.

Sus porqués, su actitud y sus motivaciones podemos llegar a entenderlas cuando sabemos que su madre intentó matarlo nada más nacer al conocer su mutación genética. Tuvo también otra época complicada en la adolescencia, ya que al ser tímido (nadie de su familia lo había querido), hizo pocos amigos.  Aún peor fue ver como unos lagartos devoraban a los pocos seres que lo habían apreciado de alguna manera.

Esto es solo un poco de un pasado que pretende ayudarnos a ponernos en el lugar de un supervillano con el que se podría empatizar. Y es que, tanto en la fantasía de Marvel como en la vida real, es lo que te sucede a lo largo de tu infancia lo que moldea tu personalidad. Luego claro, ¡que si la abuela fuma!

La ética dual, falta de gris

Muchas veces pensamos que una cosa es blanca o negra, algo que no solo pasa en las películas, también en la vida real. En mi opinión (y me encantaría conocer la vuestra) la capacidad de moverse en los tonos grises que existen entre el blanco y el negro está quedando enterrada bajo las respuestas extremistas que ofrecen la prisa y la inmediatez de las decisiones cotidianas. El blanco y el negro son el camino corto y las consecuencias son cada vez menos importantes porque los grises los estamos dejando de ver todos, en general.

Perdón por este momento Ristretto y volvamos a Thanos, como ejemplo. Él se posiciona en un extremo; quiere acabar con la mitad de la población de la Galaxia porque considera que así florecerá la vida, algo que éticamente es reprobable, pero es que “nosotros”, representados en los superhéroes que defienden la vida, la libertad (su libertad) y sus principios de amistad, compromiso y “maravillabilidad” (yo escribo, yo me invento las palabras que quiero) de Marvel y su ética, lo juzgamos desde el extremo contrario en el momento en que consideramos que es “éticamente reprobable”.

Lo que Thanos hace no está bien y que LOS VENGADORES tomen cartas está más que justificado: una afirmación que expone dos extremos que logran que el espectador casual no se interese por las motivaciones del supervillano y creedme, hay supervillanos que mejoran Y MUCHO a muchos superhéroes. Diría mas, hay supervillanos mucho mas coherentes y valientes que muchos superhéroes y en este sentido quiero destacar al que para mi es el mejor villano de la historia de los comics: Joker. Me fascina muy fuertecito.

¿Nos movemos por motivaciones sociales en las películas?

Aunque podría incluir mil puntos más creo que con este último ya podemos dejar de darte la chapa con que debes de amar a los villanos básicamente porque somos mas de pensar que debes de amar lo que te salga del arco,

Hablemos de los superhéroes y de como se nos plantean sus vidas en sociedad. Clark Kent (aquí su figura) en su espléndida redacción de noticias en Metrópolis, Peter Parker con sus tíos que lo cuidaron de pequeño en la ciudad de Nueva York, el fervor que siente el Capitán América (aquí su figura) por Estados Unidos. ¿Todos tienen algo en común no? Han crecido en la misma sociedad que los espectadores de las películas y se han adaptado al modo de vida de las ciudades, por eso sus motivaciones son comunes a las tuyas que lees esto detrás de una pantalla, o de mí, que estoy escribiendo estas líneas.

Han crecido sabiendo lo que es el éxito en la sociedad, sin embargo, personajes como el Joker, se han tenido que ver marginados y nunca han visto una mano amiga que los ayude. Y si somos capaces de empatizar con los problemas de nuestra sociedad e incluso a veces, ponernos de acuerdo, ¿por qué no lo hacemos siempre? ¡Sí, también en el cine!

Menos mal que son solo películas

Menos mal que el entretenimiento es solo entretenimiento. ¿Podrías desear la muerte de una persona en la realidad? Estamos seguros de que viendo una película has querido que más de un personaje se fuera de criptas. Así que cuando veas tu próxima película, trata de entender a todos para que tu experiencia sea mucho más enriquecedora y no desees el mal porque sí, como Thanos 😉.

¿Tendencioso yo? ¡Amos venga…dores!

Nos vemos. Recuerda, si has llegado hasta aquí es por algo. ¡COMPARTE!