Frikingos Logo

Frikingos.com

TRIBUto FRIKI

Síguenos en redes

A partir de 70€ el envío es ¡GRATIS!

Figuras Dragon Ball

No nos puedes nombrar tres ciudades de Australia pero sí tres personajes de Dragon Ball. Puede que solo Akira Toriyama se imaginara que sus personajes iban a quedar en la memoria de todos y en las estanterías de algunos.

Prefiero ser loco y feliz que ser normal y amargado

                                                                            Son Goku

El rincón del juego

Los juegos de mesa son una parte de tu tiempo, un espacio fijo en el mueble del saón, el momento en el que te conocí y la chispa que encendió la llama.

Nunca es un buen momento para dejar de jugar“.

                                                                            Frikingos

Figuras DC Comic

Wonder Woman, Batman, Joker, Linterna Verde, Aquaman, Flash, Superman… La lista es interminable. Si la quieres completar siempre te quedarán los cómics, el cine… Si los quieres coleccionar: Frikingos.com

Esta ciudad necesita un criminal con más clase…y yo se lo voy a dar

                                                                                                                  Joker

Figuras Marvel

Antes de entrar tienes que saber que nosotros TAMBIÉN amamos nuestras colecciones. Por eso, cuando seleccionamos lo que os vamos a mostrar, lo hacemos como si fuera para nosotros.

¿A una obra de Shakespeare? ¿Sabe vuestra madre que os vestís con sus ropajes?“. 

                                                                                                 Tony Stark, Vengadores

Regalos

Nuestra sección de regalos existe porque sabemos que regalar no es nada fácil.

Normas básicas: un regalo no debe cubrir una necesidad, no tiene porqué ser caro y lo más importante, tiene que hacer ilusión.

Esperamos poder ayudarte Friking@

Figuras Anime

Es por su cariño creando, por su atención de los detalles por pequeños que sean y por el respeto con el que lo tratan todo. Personajes con fondo. Figuras de acción con alma.

No vivas con falsedades ni miedos porque terminarás odiándote a ti mismo“.

                                                                                                           Uzumaki Naruto

Figuras de cine y series

Cada uno de nosotros tenemos una frase, un momento y un personaje de una película o serie que nos marcó. Esta es nuestra frase. Los personajes y los momentos, haciendo clic aquí.

No conozco a la mitad de vosotros ni la mitad de lo que desearía, y lo que deseo es menos de la mitad de lo que la mitad merecéis“.

                                                                                                                          Bilbo Bolsón.

Selección de Funkos

No llevan tanto entre nosotros y parece que nos  acompañan desde siempre. ¿Recuerdas cuando fue la primera vez que viste un Funko? ¿Cual fue? ¿Lo tendremos?

Rol…recuerdos y otros mundos

Rol…recuerdos y otros mundos

  En Rol & recuerdos y otros mundos queremos hacerte sonreír con aquella partida de rol que nunca olvidarás, o en caso de que no hayas jugado nunca, animarte a que lo hagas. Te prometemos que la edad no importa y te lo dice gente que ha disfrutado y disfruta de rol desde hace décadas.

El Rol, billete a otros mundos

“…Os ponéis en marcha con el sol desapareciendo a vuestras espaldas. Una hora después, mientras os detenéis en una orilla del rio para coger algo de agua, divisáis a lo lejos la ciudad de la que salisteis, en la ladera del Dorakon, fundiéndose en una oscuridad creciente. Las luces de las teas de su muralla crepitan en la lejanía. Por encima del murmullo del agua del arroyo flota un silencio bastante incómodo. Aunque no lo habéis comentado entre vosotros, aún os sentís perturbados por la extraña actitud de la gente de Dorka. El sonido lejano de unas campanas acompaña el relinchar de vuestras monturas. Un pensamiento os sobrevuela mientras reanudáis la marcha. “¿Dónde demonios estaban los niños en esa ciudad?”

 

 

  Aún recuerdo con bastante nitidez las innumerables tardes en las que quedábamos para jugar rol; esas tardes de viernes o sábado que esperábamos con ansia el resto de la semana, y en la que empezamos a experimentar en nuestras carnes la cruda relatividad del tiempo. Horas y horas de imaginación desbordada, en la que nos sentíamos protagonistas de una novela de fantasía, que transcurrían en un decir ‘rediossss’. Jamás cabalgó el tiempo más rápido en mi adolescencia. Ahora, casi 30 años después, el tiempo ya no galopa, ¡vuela!; y además lo hace independientemente de que lo estemos pasando bien o mal. ¡Yo te maldigo, Chronos!

En el vertiginoso descenso que es la vida hacemos pequeñas paradas en nuestros recuerdos, como un intento de dilatar el tiempo lo máximo posible. Y, seamos realistas, a ninguna mente “sana” le apetece rememorar situaciones jodidas. Así que, aquí me hallo, recordando los mejores momentos de mi vida, y salvando contadas excepciones (algunas con nombres, apellidos, y una sonrisa de las que detienen de verdad el tiempo) todos tienen en común este maravilloso juego que es el rol.

Estas tardes solían empezar con la llegada al santuario, lugar donde transcurrían las partidas, y que casi siempre solía ser la casa del director de juego. Por aquellos entonces aún no lo sabía, pero mi destino sería convertirme en aquella figura que tanto admiraba; la figura detrás de los hilos del destino, el titiritero que decidía nuestro sino; el director de juego, más comúnmente conocido como “máster”. Yo solía ser de los últimos en presentarse; llegaba siempre “a mesa puesta”, y en la sala de juegos, ya estaban dispuestos todos los aperos imprescindibles. Y no me refiero solo a las fichas de los personajes y los dados, sino también al comercio y el bebercio sin los cuales estas partidas eran poco menos que impensables. ¿Dónde se han visto aventureros que viajen sin víveres? Así que, ya bien surtidos de gublins, panojitos, patatas, pipas y Coca-Cola, estábamos preparados para zambullirnos en mil historias y combatir, si hiciera falta, al mismísimo señor oscuro.

La aventura continua

Dados, planos y mapa de una partida de rol

“—   Tu montura resopla y se agita nerviosa mientras te conduce por el empinado sendero —le dice el máster en voz baja. —La noche es cerrada y apenas distingues ya el camino; sospechas que tu caballo no debe estar viendo mucho mejor que tú.

—    Detengo la marcha y me vuelvo hacia el grupo —dice Rafa. Entonces el máster le murmura algo al oído. Sus ojos se abren ampliamente a la vez que un escalofrío le recorre la espalda

—    Poco a poco todos vais llegando a la altura del montaraz, que se ha detenido en un ensanchamiento del camino —continúa el máster. —Con dificultad veis, apenas iluminado por la luz de la luna, un gesto de preocupación en su cara.

—    Me vuelvo hacia donde está mirando—apunta Luís.

—   ¡Yo también! —añaden Berta y Susana al unísono.

El máster carraspea y, con gesto solemne, saca un mapa del interior de su biombo. Lo despliega entonces en el centro de la mesa y lleva su dedo a una zona con sombreado a lápiz. —Estáis ascendiendo por estas colinas. Al daros la vuelta contempláis la zona de bosque ligero por la que habéis venido. A una distancia de unos 15 minutos a galope desde la base de las colinas podéis ver una hilera de antorchas dispuestas formando una larga línea que parece peinar el bosque a lo largo de lo que calculáis puede ser un kilómetro. —En ese momento el máster lanza los dados, consulta una tabla y tras esto le dice algo al oído a Luís

—    ¡Pero qué co… —empieza a decir Berta pero Luís la interrumpe.

—    ¡Shhhh! Escuchad. —espeta Luís. En ese momento todos se inclinan sobre la mesa paseando la mirada entre Luís y el máster. Este toma finalmente la palabra:

—    A través de la pesada respiración de vuestros caballos alcanzáis a oír un cántico lejano que poco a poco va helando vuestra sangre; finalmente distinguís las terribles notas de los salmos negros de los Dorg xrhan. Son ellos, siempre fueron ellos, y ahora entendéis por qué no había niños en Dorka.

— ¡Joder, joder, joder! ¡Vámonos cagando leches! —grita Susana, mientras coge los dados. El resto del grupo mira con los ojos muy abiertos al máster que, secretamente, se regocija por cada una de las caras de genuino miedo que ha conseguido arrancar a sus jugadores.”

Diversión, fantasía y libertad: un desenlace inesperado

Dados de rol para una partida de rol

Tira los dados para saber si tienes que comer verduras

El rol es otro mundo, es diversión, fantasía, libertad… es todo lo que un alma joven necesita para formarse, y todo lo que un alma formada necesita para volver a sentirse joven. Aquellas tardes nos hacían sentir que todo era posible cuando se jugaba con la imaginación; uno se podía enamorar, cagarse de miedo, llorar y, sobre todo, reír. Porque por muy tensa que fuera la situación, siempre había un gracioso/a

—    “Desde vuestro escondite, tras la montaña de armaduras, espadas y cadáveres que os sirven de parapeto observáis como tres figuras envueltas en túnicas negras se deslizan por el suelo sin mover los pies. Asomando por las mangas de la túnica veis lo que antaño pudieran haber sido manos, retorcidas ahora en garras infectas y supurantes. Poco a poco van acercándose a vuestra localización. En el último momento se desvían hacia una de las puertas de la estancia.

Los jugadores se miran aliviados, ahogando un suspiro colectivo. En ese momento, Berta se dirige al máster y pronuncia las palabras que crearon la leyenda.

—    Yo toso.”